¿Qué hay detrás de un suspiro?

¿Suspiro por aburrimiento, decepción, tristeza, melancolía, amor o pena?

¿Suspiro porque no llego a conseguir algo?

¿Será mi manera de desahogarme por un instante?

Tengo emociones fuertes y mi organismo produce adrenalina y norepinefrina, aumentando mi ritmo cardíaco y preparando mi cuerpo para luchar o huir, mis pulmones se llenan de aire como si tuviera que correr, pero me quedo quieta y tengo, de alguna manera expulsar el aire que me ahoga.

Mi suspiro me libera y reconforta, me vacía la emoción que me corroe por dentro. Clic para tuitear

Está demostrado que es una función biológica necesaria, que sin esas inhalaciones y expiraciones profundas nos moriríamos.

Los expertos no dan respuestas muy concretas entre el suspiro y los sentimientos pero señalan que están relacionados con el estado emocional, ponen el ejemplo que cuando se está estresado se suspira más; alegan que algunas emociones liberan (Las moléculas de la emoción) llamadas neuropéptidos. La revista Nature dedicó un artículo a este tema a consecuencia de una nueva investigación  llevada a cabo por científicos de la Universidad de California y Stanford.

En realidad el suspiro viene muchas veces sin saber la causa, mi cerebro le ordena a mi cuerpo que lo haga de forma inconsciente, las neuronas me controlan la respiración que necesito en cada momento, es un mecanismo que me mantiene viva.

En mis pulmones tengo  millones de saquitos llamados alvéolos que intercambian oxígeno y dióxido de carbono entre pulmones y sistema circulatorio, mi respiración normal no llega a abrirlos del todo. Mi cerebro detecta que necesito ayuda y acude a mi rescate abriendo mis alvéolos con un suspiro.

Si por alguna causa mi cerebro no pudiera hacerse cargo, un ventilador artificial  lo regularía, incorporando una inflación profunda de aire que sería mi suspiro.

Necesito suspirar cada cinco minutos sino mi respiración se irá colapsando y mis pulmones me fallarán.

Involuntariamente suspiro sin darme cuenta, mi cuerpo está programado para hacerlo, no soy consciente de ese acto en inmensas ocasiones, pero cuando la melancolía y la pena me invade, cuando despierta sueño con un deseo o me decepciono con actos de personas hacia a mí; el suspiro se hace latente y lúcido. En esos instantes me doy cuenta de él y lo hago voluntario.

Un suspiro de emoción, un suspiro vital, da igual el nombre que tenga si me mantiene viva. Clic para tuitear

En mi trayecto de enfermería he sido participe de muchos de ellos. Personas que por soledad suspiraban, otras por resignación frente a noticias inesperadas. Suspiros por la pérdida de un ser querido y suspiros de felicidad cuando todo había salido bien y se podían marchar a casa.

He acompañado a personas en su último suspiro de supervivencia para no morir y sé que cuando a mí me llegue el momento, mis órganos vitales dejarán de funcionar y mi cerebro luchará enviándome el último suspiro.

¿Te habías planteado alguna vez lo que hay detrás de tu suspiro?

Carmen Cifuentes

Califica el artículo

5 thoughts on “¿Qué hay detrás de un suspiro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: