No lo quieren, tiene Síndrome de Down. Caso real

Un caso real de un niño con Síndrome de Down que dejó huella en la UCI.

sindrome de down

Era un día normal de trabajo. Hacíamos el cambio de turno a las compañeras de la noche y la primera tarea consistía en el aseo diario de los niños.

Las manos lavadas y enfundadas. El agua en el recipiente calentita y preparada. Todo tiene que ser rápido. Muchos son los cables que los rodean y sus cuerpecitos no se deben  enfriar. Son muy vulnerables,  todo está medido y controlado.

Avisan que nos llega a la Unidad Neonatológica de Cuidados Intensivos un nacimiento prematuro. Todo está preparado para recibir al niño según el protocolo. Todo revisado y su incubadora calentita.

Nos llaman que ya lo suben. La madre se queda con sus cuidados después del parto y al pasar unas horas es subida a la habitación.

El niño nace con Síndrome de Down y por no haber llegado a término el embarazo, tiene un alto riesgo de desarrollar ciertos problemas de salud.

Pasan las horas, pasa un día. El niño evoluciona bien pero despacio, su cuerpo es pequeñito y aún no está totalmente desarrollado.

Se abren las puertas de la UCI Pediátrica, pasan muchos padres a la hora de la visita, pero los papás de él no.

El segundo día solo bajó el padre a verlo. Estuvo poco tiempo al lado de la incubadora y enseguida se marchó para entrar en el despacho del médico. Allí habían más personas que lo estaban esperando.

Mis compañeras y yo nos preguntábamos qué estaría pasando puesto que habían tardado mucho en ir a ver a su hijo. Suponíamos que pudiera ser debido a que la madre se le hubiera complicado algo después del parto y por eso no pudieron visitar al niño. Pero no era así.

Había mucho revuelo en la sala del médico, entraban personas que no conocíamos y aquello nos daba en que pensar.

Al rato todo se tranquilizó, se fueron todos y salió el medico a comunicarnos que el niño había sido dado en adopción.

El padre había bajado a verlo y a firmar la documentación.

Preguntamos cuales eran los motivos que les habían llevado a esos padres a tal decisión. El médico contestó literalmente – no lo quieren por haber nacido con Síndrome de Down y la madre no vendrá a verlo.

Hubo un silencio y la tristeza se reflejó en nuestros rostros. Nadie nos atrevimos a dar nuestra opinión al respecto y mucho menos hacer juicios.

Conclusión.

No debemos hacer juicios sin antes ponernos en la piel de la persona y saber sus circunstancias. Posiblemente no estaban preparados para tal acontecimiento. Quizás no supieron gestionar bien sus emociones, les invadió el miedo y la inseguridad de no saber cuidarlo. Ni quise, ni quiero pensar que fue por discriminación.

Dar un hijo en adopción no es un delito, de hecho hay muchos niños en la misma circunstancia. Sea cual sea su condición física o psíquica todos tienen derecho a nacer y tener una familia, ya sea biológica, de acogida o de adopción.

Un bebé desde el momento de su nacimiento debe estar protegido y atendido. La mayoría de las adopciones son porque la madre no tiene recursos suficientes para  darle calidad de vida a su hijo y decide darlo en adopción. Un paso que es crucial en sus vidas y les marca.

Me atreví a contarle la historia a una amiga y ésta fue su opinión:

Abandonar a un bebé nacido, sea por lo que sea, ya sea por Síndrome de Down u otra problemática, sería perfectamente evitable si todos tuviéramos un Futuro Garantizado a través de la Sociedad.

Los bebés son Sagrados y debe estudiarse caso por caso con Humanidad para hacer que vivan.

Nacer distintos es Ley de Vida.

Me gustaría que pusieras en los comentarios las emociones que has experimentado mientras estabas leyendo.

Carmen Cifuentes

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER DE EMOTIPEOPLE

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

No lo quieren, tiene Síndrome de Down. Caso real
4 (80%) 1 vote

Acompañante Emocional. Técnico de Enfermería. Jardín de Infancia. Community Mánager. Diseñadora web. Administración de Empresas.

5 comentarios en “No lo quieren, tiene Síndrome de Down. Caso real

  • Ciertamente ningún bebé debe ser discriminado, y menos por una condición así, lo que sí creo es que si no estaban preparados para cuidarlo con todo el amor que se merece posiblemente lo mejor para la suerte del pequeño es que lo hayan dado en adopción, es preferible vivir con una familia no biológica que con una que no te ama.
    Saludos y feliz 2017

  • No comprendo que esto fuera una sorpresa para los padres, teniendo en cuenta los avances médicos de hoy en día en cuanto a detección precoz, pruebas, analíticas, ecografías… Y si lo supieron durante el embarazo y tenían tan claro que no podrían darle un lugar en la unidad familiar, aún comprendo menos cómo es que llevaron a término el embarazo.
    No obstante, como tú dices, no es posible juzgar, ya que cada persona es un mundo y para poder entender los motivos necesitaría más información.

    • Hola! Desconozco si se hizo la prueba de la amniocentesis, esta prueba se realiza sobre la semana dieciséis del embarazo. Ahora es muy normal hacerla pero sobre el año 2000 no todas las mujeres la realizaban. Antes de la semana 22 se puede interrumpir el embarazo a partir de ese tiempo no. Quien sabe si no pudo? El niño de todas manera nació muy prematuro. Hubo mucha confidencialidad en el tema sólo nos comunicaron lo preciso. Son temas delicados que sólo es partícipe el equipo médico junto con los servicios del menor. He querido compartir la historia porque fueron momentos de varias emociones y sentimientos encontrados por parte mía dicho día. Cada persona es un mundo hay quien decide suspender el embarazo, los hay quien ni siquiera se hacen la prueba pues conozco un caso y hay quien decide seguir hacia adelante con todo. Gracias Nona por tu comentario. Un beso.:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: