Manejar y aceptar el halago

 ¿A quién no le gusta un halago?  El halago es uno de los reconocimientos que la gente tiene hacia nosotros, nuestra persona, o a cualquier acto y obra que realizamos.

¿Acaso no sientes satisfacción cuando te valoran en tu trabajo o te premian por los resultados?

La persona que te regala palabras bonitas y de reconocimiento lo hace porque te lo mereces y para él lo que tú has aportado le ha sido de valor y te lo quiere reconocer. Da las gracias y siéntete orgulloso de ello. Date el permiso de ruborizarte sin tener vergüenza, al fin y al cabo es una emoción que sale a la luz. Las emociones nos hacen humanos, creando vínculos sociales.

El tiempo que has empleado en hacer algo bien y lo que te has esforzado merecen su mérito.

¿Cómo responder ante un halago?

  • Simplifica. Da las gracias y reconoce lo bien que te sientes al recibirlo, si lo acompañas con una sonrisa mucho mejor.
  • Nunca lo rechaces. No le restes importancia es una recompensa a tu esfuerzo y trabajo.
  • Comparte. Muchas veces detrás de un éxito hay otras personas, que te han aportado y te han ayudado, sea poco o mucho es el momento de mencionarlos diciendo que con ellos ha sido posible.

El halago te gusta, te hace sentir bien, si estas de bajón te viene como anillo al dedo para estimularte y sentirte motivado. Se ilumina tu cara con él y sin ser consciente dejas caer la sonrisa más sincera.

Si te dicen lo bien que te sienta la ropa que llevas, lo rica que te ha salido la comida, el genial trabajo que has realizado, lo bien que escribes, pintas, diseñas o haces manualidades, contesta dando las gracias y cuando tengas la oportunidad halaga a quien a ti te halagó.

¿Cómo reaccionas ante un halago? Me gustaría saberlo.

Carmen Cifuentes

Acompañante Emocional. Técnico de Enfermería. Jardín de Infancia. Community Mánager. Diseñadora web. Administración de Empresas.
Manejar y aceptar el halago
Califica el artículo

9 comentarios en “Manejar y aceptar el halago

  • como manejar los halagos cuando vienen de parte de los hombres’? lo que pasa es que cuando se vuelve repetitivo se vuelve canson y harto, escuchar que te andan halagando sin tu estarlo pidiendo, dime como puedo manejarlo ? gracias

    • ¡Hola Rosita!
      Que te halaguen siempre es bueno porque sube la autoestima pero si procede de una persona que no te hace mucha gracia y es repetitivo, entiendo que te pueda agobiar. Hay personas que no les gusta tanta alabanza porque se lo toman como una burla y tienden a desconfiar de la persona que brinda su zalamería. No sé si será tu caso.
      Pero lo primero de todo es identificar por qué a ti te molesta y te causa cansancio.
      Luego hablaría con la persona que te halaga en exceso, le preguntaría el por qué de tantos halagos, (pues los hay de forma interesada. Vamos! como si quisieran conseguir algo en concreto) y con mucha asertividad le comunicaría y le pediría que no insistiera tanto porque te hace sentir molesta. Si ya has hablado y sigue en las mismas, si que es cuestión de que gestiones las emociones que te surgen con la situación. Si te hace sentir mal piensa que es sólo un momento y se te pasará. También intenta oír pero no escuchar cuando te esté halagando. Y sabiendo que te va a producir un enfado, enfoca tu atención en otro tema diferente para que la emoción no llegue al límite y así podrás evitar que se apodere de ti.
      No sé si mi respuesta te ha resuelto tu duda. Ya me contarás.
      Un saludo. Si tienes alguna duda me puedes escribir a info@emotipeople.com

  • Me ha gustado mucho este post porque vivimos en un mundo donde parece que esta mal visto halagar. Todos necesitamos el reconocimiento de las personas que nos importan. Lo único es qud deben ser sinceros.

    • Gracias Lourdes, me alegro que te guste el post. Hay que halagar, no es que esté mal visto, sino que la sociedad cada vez es más competente y hay muchas envidias. Ser agradecido, halagar y reconocer el mérito de las personas es una educación en valores. También hay que saber reconocer si ése halago es con otra intención, pero eso es ya otra historia. Un saludo. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: