Evita malos rollos con el Semáforo de Emociones

El semáforo de emociones, una técnica que se practica en los niños por su facilidad de comprensión.

Ellos relacionan los colores con las emociones y la conducta.

 

 

 

 

Apliquemos la técnica del semáforo de emociones para nosotros.

Vamos a utilizar los colores para saber qué sentimos y qué debemos hacer.

Ο Luz Roja: ¡ALTO! ¡Para por favor! Tienes una emoción como la rabia, la ira, que no puedes controlar. ¡Pisa el freno!

semáforo de las emociones

Ο Luz Amarilla: ¡PIENSA! Tranquilízate, recapacita y reconoce la emoción que estas sintiendo. Busca soluciones.

semáforo de las emociones Ο Luz Verde: ¡ADELANTE! Ahora es el momento de actuar y de poner en marcha la solución que has buscado y más te ha convenido.

semáforo de las emociones

No digo que sea  fácil auto-controlarse pero sí que con un poco de práctica se puede conseguir.  Todo dependerá de lo impulsivo que seas.

La rabia, la ira son emociones que se consideran negativas, yo me atrevo a decir que no lo son. Todas las emociones las englobo en el mismo conjunto, siendo necesarias de experimentar  y sentir todas ellas. Pero sabiendo gestionarlas para que no se adueñen de nosotros y se conviertan en un impedimento a la hora de actuar.

Tanto la tristeza, el miedo, la ira, la rabia y el dolor son emociones fundamentales para darnos cuenta de muchas cosas y poder proceder a la acción.

En unos de los talleres de inteligencia emocional impartido por Enrique Fuentes nos decía que la ira tenía varios niveles y que deberíamos reconocer en el nivel que se encontraba. Suena un poco gracioso porque yo no voy a decir que tengo una ira de 10, lo primero es que si lo digo en voz alta puede hasta incluso que se rían de mí. Pero Enrique su razón lleva.

Pongamos unos ejemplos:

  • Llegas a casa cansada o cansado ya que ha sido dura la jornada laboral y las cosas no te han ido como esperabas, el tráfico de vuelta al hogar no  ha sido un buen aliado para calmarte y hacerte olvidar lo fastidioso que te sientes. (Me imagino que aquí ya llevas una ira o rabia de 5 o 6) Entras por la puerta de tu casa y tu pareja te pega una monserga de padre y muy señor mío. ( Creo que aquí ya la tienes a punto de llegar a  10) ¿Qué haces? ¿Explotas? ¡Noooo! Ni se te ocurra porque la lías parda.  Pon en tu mente el semáforo, dile cómo te encuentras, que necesitas tu pequeño tiempo para contestar pues sino podrías poner en tu boca palabras que luego serían de arrepentimiento.

 

  • También está el caso de la persona o familiar que te puede llegar a molestar o dedicarte unas palabras que no son muy de tu agrado, ¡vamos que te toca un poco las narices! Si  le contestas conforme recibes el mensaje y estás en un nivel alto, imagina lo que puede pasar. En estas ocasiones conviene la usada frase de contar hasta 10 y si con eso no es suficiente, ¡vete!, ya tendrás tiempo de contestarle tranquilamente y poner en su sitio los puntos encima de las íes.

Cuando sentimos una emoción muy fuerte sea cual sea,  es necesario darnos cuenta si nos conviene seguir con ella  o mitigarla.

  • El miedo te paraliza , no te deja avanzar y puede desembocar en ansiedad.
  • El dolor te resta felicidad.
  • La rabia y la ira te llevan al odio.  
  • La tristeza te empuja a la soledad.
  • La vergüenza te hace sentir cada vez más rechazado por los demás y por ti mismo.
  • El asco concluye en el odio y la ira. 

Tal vez te puede interesar leer artículos relacionados con el miedo y la tristeza

La emoción tiene su raíz, nace de una causa, si la vas regando como a una planta va creciendo. Pero si no la alimentas se achica y poco a poco se marchita hasta que muere entera.

→Para a pensar el por qué de ella.

  • Si te merece la pena nutrirla
  • Si te lleva a algo bueno o por el contrario va a sustentar otras emociones secundarias que te perjudicaran.

Cuando analices todo ello busca la solución y enfréntate a ella. Tú te conoces, sabes perfectamente de dónde surge, el motivo que la causa y tienes el control suficiente para poder gestionarla. ¡Otra cosa es que no quieras!

Ahora me gustaría saber si has utilizado la técnica del semáforo y si es así ¿Cómo te ha ido?

Si quieres para romper el hielo empiezo yo y te diré que más de una vez lo he tenido que utilizar pues sino se hubiera liado ¡la marimorena! pero a pesar de conocerlo y practicarlo las personas de alrededor pueden llegar a influenciar en la situación mucho, tanto es  que te pueden avivar la llama y si no te auto-controlas el incendio es seguro.

[wysija_form id=”1″]

Carmen Cifuentes

Evita malos rollos con el Semáforo de Emociones
Califica el artículo

Acompañante Emocional. Técnico de Enfermería. Jardín de Infancia. Community Mánager. Diseñadora web. Administración de Empresas.

6 comentarios en “Evita malos rollos con el Semáforo de Emociones

  • Ohhh!!

    El semáforo de las emociones! Lo utilizo mucho en mis terapias con niños, dibujo un semáforo en la pizarra y vamos poniendo circulitos con los colores encima de cada círculo mientras se les explica. Suele gustarles!! Y a los adultos también nos vale!!! 🙂

    Un beso enorme!!

    • Hola Sara! Claro en los niños es muy efectivo así empiezan a identificar sus emociones y aprenden a gestionarlas, como bien sabrás los niños son esponjas y todo lo que se les enseña en su infancia queda para siempre. Los adultos debemos tener grabado en nuestra mente el semáforo. Un besico Sara!

    • Gracias a ti por venir y me alegro que te ayude. Bien cierto que los cambios bruscos nos desequilibran emocionalmente y hay que hacer un esfuerzo para que la balanza se ponga en su sitio. Un abrazo y feliz día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: