El Camino de Santiago y tus Emociones.

En el Camino de Santiago el peregrino experimenta emociones que algunas veces jamás ha sentido.

El Camino es como nuestra propia vida. Dejemos que nos sorprenda con cada paso que demos

El contacto con la naturaleza, con nuestro yo interior y compartiendo con los demás peregrinos hacen que las emociones fluyan por sí solas y sientas un bienestar reconfortante.

Muchos hacen el camino por motivos religiosos y esperan la Compostela, otros lo hacen por llegar a sentir sensaciones nuevas, por desafíos personales o deportistas, por conocer gente, por enriquecer personalmente. Sean cuales sean los motivos creo que no se arrepentirán nunca del viaje. Pero si no fueras por ningún motivo en especial, no sufras, ten seguro que lo que encuentres será maravilloso y cumplirá tus expectativas.

En el Camino de Santiago no te sentirás sólo, si te pierdes te ayudan, si te lastimas y te hieres, te curan, si te caes te levantan. Si sientes dolor te aliviaran.

La persona que viene de hacer el camino viene cambiada y con testimonios maravillosos, sólo con mirarlos a la cara y la expresión de los ojos, ves una persona que viene reconfortada, ésa ha sido mi impresión esta mañana, al encontrarme con una compañera del trabajo que recién venía de peregrinar. Sin decirme nada me ha transmitido sus sensaciones vividas.

Mi hija se irá en breve de peregrina y estoy deseando que me cuente lo vivido.

Roncesvalles es uno de los inicios del camino y puedo afirmar que es maravilloso estar allí, no fui para peregrinar, sólo fui de visita por encontrarme por esas tierras, pero me pude imaginar lo que el peregrino se puede encontrar si sigue el camino.

Los peregrinos llenan sus mochilas cuando empiezan el recorrido con cosas materiales que le harán falta y a su vuelta la mochila está llena de buenos recuerdos, de experiencias, de emociones nuevas y renovadas, de sentimientos. Limpian su cuerpo y su alma. En el trayecto aprecian y valoran lo que tienen en vez de preocuparse por lo que no se tiene.

El Camino de Santiago es luz, es el equilibrio con cuerpo, mente y alma. Es agradecer por formar parte de la vida, es meditación, es desconectar con el mundo desenfrenado y puede ser un Despertar.

¡Feliz viaje Peregrinos!

Carmen Cifuentes

Califica el artículo

4 thoughts on “El Camino de Santiago y tus Emociones.

  • Ah… qué lindo! Qué ganas de hacer esa peregrinación. Me enamoré de ese viaje (virtual, ficticio) desde que leí El peregrino de Paulo Coelho. Igual la vida me ha llevado a descubrir que uno peregrina y hace viajes iniciáticos internamente, sorteando diversos obstáculos, dándose de lleno contra una realidad no esperada o difícil de asumir, pero que siempre esconde un aprendizaje y te hace otra persona. Ir cargando una mochila que a veces es momento de dejarla atrás. Volver liviana para cargarla de algo nuevo. Nueva vida. Besote, me encantó tu entrada 🙂

    • Hola amiga!! yo también me enamoré del viaje, del camino con el mismo libro. Mi hija hoy termina el camino y deseando que venga para contarme con tranquilidad su experiencia. Me alegra mucho de que haya ido, yo lo veré a través de sus ojos cuando venga. Gracias Ana Claudia por tu comentario y me alegra que haya gustado. Un besazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: