Descubre las reacciones de tu cuerpo ante una pena.

 penaCuando sentimos pena tenemos la sensación de un gran vacío en nuestro interior.

La pena es una experiencia dolorosa  que llegamos a sentirla por diferentes motivos y situaciones desfavorables.

  • Perder a un ser querido.
  • Saber que un familiar está enfermo.
  • Perder una relación.
  • Ver que tus capacidades físicas se van mermando.

La pena o tristeza es una emoción que como cualquier otra se refleja físicamente en nosotros. Cada emoción tiene diferentes reacciones pero hoy trataremos LA PENA.

No todos respondemos de la misma forma a una pena ni sufrimos de la misma manera pero hay reacciones que nuestro cuerpo las sufre.

Reconoce las reacciones naturales que tu cuerpo experimenta 

 pena incredulidad

⇒ Incredulidad: Te es difícil aceptar que te esté pasando e incluso te preguntas ¿por qué a mí?

⇒ Pérdida de concentración: Te es más difícil estar atento en algunas tareas e incluso la memoria te puede jugar una mala pasada. Estás bloqueado y tus ideas no surgen.

⇒ Apatía: No sientes motivación ni entusiasmo. Hay dejadez y abandono.

⇒ Ansiedad: Estás nervioso y alterado sobre todo si la pena es por una pérdida muy repentina.

⇒ Gestos diferentes: Hay un lenguaje corporal distinto y más cerrado de lo habitual. Tiendes a tener los brazos cruzados como diciendo -no quiero saber nada. Tu mirada está perdida y tu rostro tiene poca expresión. Caminas con desánimo y con el cuerpo jorobado.

Haz click aquí si quieres saber más sobre El lenguaje Corporal

⇒ Sensibilidad: Estás más sensible a todo  y tus ganas de llorar se duplican.

Si quieres saber los niveles del llanto haz click

⇒ Cansancio: Tienes desgaste de energía porque cuando estás apenado tienes un nudo en el estómago que no te deja comer. Tus pensamientos y el llanto también te consumen energía.


Todos hemos pasado por momentos de tristeza y creo que muchas de las reacciones del cuerpo las habrás reconocido y te has identificado con ellas. Te puedes permitir estar triste y debes de aceptar tu pena porque toda pérdida tiene un proceso. Es normal que durante esta fase pierdas el interés por algunas actividades.

La pena se irá poco a poco pero mientras estés con ella procura no quedarte aislado y habla de tus sentimientos y emociones. Pide ayuda si la necesitas. Dicen que el tiempo lo cura todo pero si el tiempo pasa y sigues sumergido en la pena, lo mejor que puedes hacer y te recomiendo que te pongas en manos del especialista.

Si la pena no muere, se la mata. Clic para tuitear

Me gustaría que me comentaras si aparte de las reacciones que te he enumerado conoces o has experimentado otras.

Carmen Cifuentes.

 

Descubre las reacciones de tu cuerpo ante una pena.
4 (80%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: