Amarse a sí mismo de manera realista.

Amarse a sí mismo de manera realista.

Quererse a sí mismo es un requisito para la salud emocional.

Estamos acostumbrados, porque así nos han criado, a querer más al prójimo que a nosotros mismos. Desde pequeños oímos constantemente <<piensa en los demás, así serás una buena persona>>. La sociedad nos ha recordado que amarse a uno mismo era contraproducente porque ¿qué pensarían de ti los demás? Todas estas creencias nos han confundido llegando a pensar que si nos queríamos éramos orgullosos y engreídos.

Y yo me pregunto, ¿tengo que querer más a los demás que a mi propia persona?, ¿tengo que vivir por los demás pensando siempre en el qué dirán, o anteponiendo mi felicidad a la de ellos? Con esto no quiero decir que no ayudemos y que no nos importen las personas que están en nuestro alrededor. No nos confundamos. Para querer a los demás primero tengo que amarme a mi mismo. 

No puedo dar amor si yo no lo tengo hacia a mí. Al igual que si no soy feliz no puedo transmitir mi felicidad a nadie y el que esté a mi lado será un amargado como yo.

¿Cómo nos podemos amar?

Con honestidad y respeto

Con aceptación

En toda su totalidad

Sin culpa

1. Con honestidad y respeto.

Le damos más importancia a lo que hacen los demás y menos a lo nuestro. Pensamos que al valorarnos nos inclinamos en la arrogancia. Nos cuesta decir al mundo lo buenos que somos en una determinada materia, caemos en ese error constantemente y así con esa manera de pensar y de actuar viene la frustración porque necesitamos la aprobación de los demás para sentirnos valorados.

Sí, ya sé que a todos nos encanta un buen elogio y una palmadita en el hombro. Pero cuando esto no sucede tendemos a creer que no lo hemos hecho bien. Y es que somos así de ingratos con nosotros mismos, nos achicamos aun sabiendo que el trabajo está bien realizado, sin llegar a la conclusión de que a todos no puedes gustar.

¿Y cuándo nos halagan, qué hacemos? Intentamos quitarle valor a esas palabras y al hecho, contestando << no, no es para tanto>> o <<sin ti no lo hubiera conseguido.>> ¿Por qué lo decimos? Porque no queremos dar a pensar que somos presuntuosos y cogemos la respuesta que parece más humilde. Pero… ¿Y si esa frase la dijéramos de otra manera? <<Gracias por reconocer mi trabajo. Tú con tu apoyo me has ayudado a conseguirlo.>> Con esta frase nos valoramos y reconocemos el mérito de los demás.

2. Amarse en su totalidad.

Somos un conjunto con varios elementos. Nuestro cuerpo que se compone  de varias partes, órganos vitales, extremidades, cabeza, tronco… Tenemos ojos, nariz, boca, pelo etc. Elementos químicos que hacen su función fisiológica. Todo esto junto con la mente que es la creadora de  todas las habilidades cognitivas; pensamientos, raciocinio, entendimiento, memoria y emoción, es nuestro YO, el cual forma parte de nosotros. 

Pero tranquilo, no pretendo dar una charla de anatomía, tan solo unas preguntas que te harán recapacitar. Si te pregunto, ¿te gustas a ti mismo? ¿Qué me dirías? Posiblemente me dijeras que no porque eres bajito, que no porque tienes una nariz larga o una silueta regordeta y así podríamos tener una lista larga, larga. 

¿Pero estás dispuesto a que esa parte de tu cuerpo te condicione hasta decir que no te gustas? Eres un todo y hay muchas más virtudes en ti para darte el valor que mereces. No es solo lo físico, sino el conjunto de todo; tus habilidades, tu actitud, tu fuerza y valentía.

No pienses que exagero, me he encontrado con personas que son excelentes y han sido sus complejos los que han determinado su respuesta.

 Yo quiero que vayas más allá, que veas todas las piezas que tiene <<tu conjunto>> y que no te fijes en la que te molesta para amarte como persona. Porque ese único elemento no te define.

3. Amarse en la aceptación. 

Amarse a sí mismo es aceptar como uno es; con sus “pros” y sus “contras”. Saber en lo que uno es bueno y en lo que no. Reconocer que tenemos necesidades como todos los seres humanos. Entender que si hemos fallado en algo no significa ser un fracasado ni caer en el derrote. Quererse es ser conscientes de nuestras limitaciones, debilidades y fortalezas. Considerarnos y hacernos respetar. Detectar los pensamientos pesimistas que tenemos hacia nuestra persona para cambiarlos inmediatamente por otros.   

4. Amarse si sentirse culpable

Quererse también implica el derecho a ser feliz y elegir lo que te guste, tener tiempo para ti y cuidarte. Tienes derecho a decir NO cuando no quieras acceder a algo.  Pero sobre todo tienes derecho a no sentirte culpable por quererte. Recuerda lo que dije al principio.
<

Para querer a los demás tienes que quererte a ti mismo. Clic para tuitear
amarse, manos corazón

Conclusión.

Todo lo resumiría con una palabra <<Autoconocimiento>> Para llegar a quererte debes conocerte, esto implica tener momentos de reflexión para saber nuestras cualidades y defectos, saber cómo nos sentimos y lo que queremos. Todo ello sin llegar a juzgarte, o sea, de una manera objetiva.

Amarse de una manera realista y práctica sin caer en el ego te beneficiará en tu salud emocional y tu autoestima se verá fortalecida. Por eso debes quererte con honestidad y respeto, aceptando como eres y no sentirte culpable por quererte.

Cuando aceptes como eres y tengas pleno conocimiento de ti, podrás hacer el cambio que necesites para tu bienestar.

Déjame que te recomiende un libro << Tus zonas erróneas >> miles de personas lo han leído (incluida yo). Aprenderás a conocerte mejor y saber donde están tus fallos que te impiden alcanzar el camino a la felicidad.

Ahora dime, ¿Te quieres, o estás dispuesto a quererte? Deja tu respuesta en los comentarios. Y si te ha gustado dale a las estrellistas y comparte. Gracias 🙂

Carmen Cifuentes

Amarse a sí mismo de manera realista.
5 (100%) 3 votes

Entrenadora Emocional. Técnico de Enfermería. Jardín de Infancia. Community Mánager. Diseñadora web. Administración de Empresas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: